Es una herramienta de jardinería formada por un poste metálico acabado en varias cuchillas y un soporte para el pie. Para hacerlo funcionar, se sitúan las cuchillas sobre la hierba que quiera quitarse, se presiona con el pie hasta llegar a las raíces, se gira, se cierran las cuchillas y se extrae.

Se usa para arrancar las malas hierbas, sin necesidad de agacharse ni mancharse las manos. Está pensado para el mantenimiento de jardines de pequeño y mediano tamaño, controlando de manera periódica el crecimiento de las hierbas indeseadas a medida que aparecen.

Extractor de malas hierbas