Es un producto específicamente formulado para ser aplicado sobre superficies interiores nuevas de yeso, mampostería, hormigón, ladrillo, cemento o fibrocemento entre otras superficies. Este producto evita la absorción despareja de las superficies, además de aumentar el rendimiento de la pintura.

Generalmente se presenta en su envase como un líquido concentrado que se deberá diluir en agua para ser aplicado, normalmente 1 parte de sellador por 3 partes de agua. Su aplicación se realiza con pincel, rodillo o soplete y su acabado es transparente y sin brillo. Es muy útil el uso de este material en todo tipo de superficies interiores nuevas, como las anteriormente nombradas, para la perfecta adhesión de la pintura o en áreas con pinturas anteriores.

Fijador