Es un pegamento utilizado en trabajos decorativos con piedras o grava. Es blanco o incoloro según el fabricante. Su función es estabilizar la grava decorativa, de modo que se facilita el tránsito sobre ella a la vez que se evita que se esparza y se desplacen los cantos fuera de su ubicación ideal.

Es de uso habitual para embellecer alcorques de árboles, rotondas e isletas. Al fijar la grava, se impide el crecimiento de hierba no deseada a la vez que se permite el desarrollo de las plantaciones realizadas. Se aplica pulverizando el fijador sobre las piedras. El rendimiento del producto depende de la granulometría o tamaño de los guijarros.

Fijador de gravas