Conjunto de elementos cilíndricos que sirve para desalinizar el agua y eliminar bacterias, olores y color. Existen varios tipos de filtros por los que pasa el agua para completar el proceso de purificación.

El filtro de sedimentos se encarga de retener las partículas mayores de 5 micras. Posteriormente, el de carbón en bloque y carbón granulado elimina el olor y el color. A continuación, la membrana suprime las bacterias y reduce las sales. Por último, el filtro remineralizador regula el pH y añade minerales.

Filtros para equipo de ósmosis