Es un material de aspecto similar a un papel que es de uso común en el campo de la costura. Se utiliza como refuerzo entre telas o como sustituto, en algunos casos, de la aguja y el hilo. Se presenta en bobinas de color blanco, aunque también se puede encontrar en diferentes tonos, tamaños y formatos.

La más utilizada en el campo de las manualidades es la fiselina termoadhesiva, esto significa que se adhiere al tejido mediante la aplicación de calor sobre la pieza, normalmente con la ayuda de una plancha. Este material se usa frecuentemente para coger el bajo de cortinas sin necesidad de hilo y aguja.

Fiselina