Es una pieza ubicada en la parte superior de una lámpara colgante y está en contacto con el techo. Se presenta con distintos materiales y acabados, como plástico, silicona, cerámica, madera o metal. Es hueco en el interior.

Se utiliza para ocultar las conexiones eléctricas entre el cableado de la lámpara y el del techo, que se hacen por lo general a través de una pequeña regleta. También mantiene la estética de la lámpara y aporta sujeción gracias a un soporte metálico que se coloca en el techo y al que se fija después el florón.

Florón