Es un recipiente rectangular o redondeado cuyo material de fabricación puede variar, siendo los más habituales: piedra, mármol, acero inoxidable, resina o cristal. La composición varía en función del modelo, puede contar con una o dos cubetas o con un seno con un escurridor.

Se utiliza para lavar los accesorios de la cocina, tales como cubertería, vajilla o cristalería. Puede ir encastrado o superpuesto.

Fregadero