Es una herramienta eléctrica que se utiliza para realizar canales o rebajes en diferentes materiales, gracias a un motor que hace rotar un filo de corte denominado fresa. Con ella se pueden realizar mecanizados de diversos materiales, aunque su uso mayoritario en el bricolaje es el de fresar madera. Las de uso industrial, también permiten mecanizar en acero, metales no férricos y en materiales sintéticos.

Las fresadoras sirven para hacer rebajes en tableros sin traspasarlos, algo muy útil para encajar otros tableros, para hacer la cazoleta de las bisagras, o hacer acabados decorativos en tableros, puertas y muebles.

Hay varios tipos de fresadora, universales, de superficie (para bricolaje de aficionados), y engalletadoras, estas crean ranuras para ensamblar piezas.

Las partes de la fresadora son:

  • Empuñadura. Disponen de dos empuñaduras para un mejor control.
  • Regulador de profundidad. Dos columnas que sirven para graduar la profundidad de la fresa según el tipo de corte.
  • Controlador de velocidad.
  • Husillo portafresas.
Fresadora