Es un elemento decorativo que se puede ubicar tanto en interiores como exteriores, teniendo en cuenta que debe ir conectada a la corriente eléctrica. Tiene diferentes formas, tamaños y diseños. Dispone de un depósito de agua, con una estructura que debe incluir un contenedor donde se deposita todo el líquido necesario de manera que cubra por completo la bomba de recirculación. La bomba de recirculación tiene pequeñas dimensiones y puede ser de 3W a 15W, lo que significa que en una hora absorberá y recirculará una determinada cantidad de litros en función a su potencia.

El agua es absorbida por unos orificios en la bomba y es impulsada por los tubos hasta el orificio del surtidor ubicados en la parte más decorativa. La altura de la impulsión depende de la potencia de la bomba. Algunos modelos de fuente incluyen luces LED.

Fuente decorativa