Es una pieza con dos curvas fabricada en acero cincado o en acero inoxidable para evitar la corrosión en instalaciones expuestas a la intemperie. Su uso principal es la unión de una cadena en tensión a otro elemento. Se emplea para colgar objetos suspendidos de techos y paredes, como lámparas, carteles o cuadros. Un nivel de tensión estable en la cadena es imprescindible para que su uso resulte efectivo, ya que es un tipo de sujeción abierta. Si no se da esta condición, se corre el riesgo de que se desenganche.

Existen varios modelos que permiten escoger el tamaño y la resistencia adecuada en función de las dimensiones de la cadena y del peso que debe soportar.

 

Gancho S para cadena