Es un tipo de energía renovable que se consigue con el calor propio existente en el interior de la tierra, tanto en la masa geológica como en el agua, donde la temperatura prácticamente siempre es constante.

Por medio de conductos o sondas insertados en la tierra de formas diferentes, en vertical o en horizontal, se captura la temperatura del terreno y se deriva a una bomba de calor geotérmica, que lo optimiza y recalienta los fluidos geotérmicos para después distribuir el calor por los conductos de calefacción, suelo radiante o por la red de Agua Caliente Sanitaria (ACS).

Está considerada como una de las energías renovables más eficientes, que se puede utilizar durante todos los días del año, tanto para calefacción como para la producción de frío, ya que, con un proceso inverso en la bomba de calor geotérmica se deriva el exceso de calor de la vivienda hacia el subsuelo. Necesita de el proyecto de un técnico experto en la materia para su instalación.

Geotermia