Es un producto fabricado en poliéster y agujeteado con termofusión. Se usa encubiertas de edificios, losas de hormigón en contacto con el terreno, laderas, terraplenes, balsas de almacenamiento de aguas o deshechos.

Es idóneo para proteger sistemas de impermeabilización contra posibles elementos punzantes, como protección entre materiales no compatibles, para la rehabilitación, impermeabilizaciones deterioradas o como elemento de drenaje. Es resistente a la tracción y a las deformaciones por carga.

Puedes encontrarlos en rollos de diferentes medidas de longitud y gramaje en función de la necesidad de aislamiento. Su colocación es sencilla, tan solo debes extender los rollos en paralelo y es recomendable solaparlos entre sí unos 20 centímetros. Para finalizar se unen aplicando calor con un soldador o pistola de calor. En los casos en que sea necesario que el geotextil entre en contacto directo con el hormigón, morteros u otros elementos alcalinos, no se debe usar geotextil de poliéster. Para ello existe una variante de polipropileno.

Geotextil de poliéster