Es una planta de tallos largos con hojas frondosas y pétalos simétricos con flores. Cuenta con una gran variedad de tipos que varían según la forma y medida de las hojas, la cantidad de pétalos, el color o el aroma. Muestra todo su esplendor en la época estival, por lo que cumple con una función decorativa en primavera y verano en patios, jardines y balcones.

Necesita pocos cuidados, entre ellos un buen abono una vez al mes, un riego moderado dos veces por semana en verano y una vez en invierno, y una poda de 1/3 de su volumen al finalizar el calor. Requiere una exposición al sol de al menos 6 horas al día, evitando las horas de más calor. De esta forma, compensa el desgaste que le supone la floración. 

Geranio