Almohadilla protectora con forma redondeada o cuadrada. Está fabricada con cierto volumen para que pueda absorber golpes y rozaduras. Se fabrica en resina o silicona y tiene un acabado transparente y liso al tacto.

Su uso está indicado para absorber golpes y evitar ruidos en puertas, ventanas y cajones. También sirve para evitar que los cristales de mesa o los muebles se desplacen de manera involuntaria. La instalación se realiza en superficies lisas y se recomienda que se limpie con anterioridad con alcohol o algún producto de limpieza.

Gota autoadhesiva