Es una chapa metálica que mide menos de un milímetro de espesor. De ella sobresale una pestaña en forma de letra C con dos picos destinada a insertarse en la hembra del friso.

Es un accesorio que se emplea en la instalación del revestimiento de la parte inferior de la pared y sirve para sujetar el friso al rastrel o listón. Esto se consigue sin que se aprecien los clavos por la parte visible del revestimiento. Se clava en el rastrel de madera.

Grapa para friso