Está formado por una bomba de presión, de potencia variable, conectada a un calderínque tiene en su interior una membrana neumática con agua. La bomba está regulada por un presostato, que la pone en funcionamiento cuando baja la presión mínima establecida. De esta forma, si al abrir un grifo hay suficiente presión en el calderín, la bomba no se pone en marcha hasta que sea necesario. Así garantiza un abastecimiento de agua constante y mayor durabilidad de la bomba.

Se usa para suministrar agua a una vivienda, aportando una presión de entre 1,5 y 3,5 bares. Es la solución cuando el caudal de agua de entrada a la casa no tiene presión suficiente para el correcto funcionamiento de los electrodomésticos. Puede conectarse a la entrada de agua de la red, a un pozo o a un depósito.

Grupo de presión