Es un accesorio confeccionado para la resistencia a las temperaturas más extremas. Debe cumplir la normativa EN 407, que indica criterios de inflamabilidad, calor radiante, calor de contactos, calor por convección y de salpicaduras de mental fundido.

Se utiliza para evitar quemaduras térmicas por el contacto con materiales que pueden producirlas. Se indica para los trabajos de soldadura a la hora de la manipulación de productos calientes, así como para manejar chimeneas y barbacoas.

Guante anticalor