Es una técnica de cultivo que no emplea la tierra como complemento para el desarrollo y el crecimiento de la planta. Se realiza en semilleros o soportes en los que se garantice el contacto directo de la planta con el agua. Además, requiere ser complementada con sustratos nutritivos y, en función del tamaño del cultivo, puede incluir un circuito con una pequeña bomba. También se denomina sistema de riego hidropónico.

Se utiliza en cualquier tipo de zona, como patios o terrazas, y la planta no sufre estrés por falta de agua. Como el suelo es sustituido como medio de cultivo, se elimina el riesgo de sufrir patógenos y enfermedades.

Hidroponía