Es un producto líquido que se utiliza para acelerar el fraguado del hormigón o mortero. Se emplea en trabajos de encofrado, pues al acelerar el fraguado es posible la utilización más frecuente de las mismas piezas de encofrar, de modo que aumenta la producción.

Es útil en trabajos sumergidos o con presencia de agua y facilita el fraguado cuando la temperatura es muy baja. Se aplica diluyéndolo con agua para, posteriormente, hacer la mezcla con el polvo del hormigón o mortero. Su proporción depende de la velocidad de fraguado y de las indicaciones que dé el fabricante.

Hormigón acelerado