Es una máquina fabricada en acero que tiene un tambor giratorio, cuya capacidad varía en función del trabajo al que se destine. Además, cuanto más grande sea esta cuba, mayor es la potencia del motor. No requiere toma de corriente.

Se utiliza en construcción y albañilería para mezclar los diferentes materiales, como el cemento, los áridos y el agua, para producir hormigón. Tiene más capacidad y es más robusta que el modelo eléctrico. Además, su motor es más potente, por lo que se emplea en obras de mayor envergadura. Es recomendable que se use en lugares ventilado.

Hormigonera de gasolina