Es una máquina de metal compuesta por una cuba hidráulica conectada a una base con ruedas que facilitan su transporte. Incorpora un motor a diésel que permite la mezcla de los diferentes morteros y cementos gracias a su giro constante. De esta forma, se evita la solidificación de la mezcla y se aumenta el rendimiento del trabajo realizado.

Se usa en la construcción y en reformas donde se necesitan grandes cantidades de hormigón. Gracias a la potencia de su motor, la máquina permite trabajar durante más horas que una hormigonera normal.

Hormigonera diésel