Es un pequeño electrodoméstico útil para normalizar los niveles de humedad y mejorar la calidad del aire. Tiene un depósito de agua que se encarga de producir humedad para una estancia. La capacidad de ese depósito dependerá del tamaño de la habitación que puede humidificar. Se calcula un litro de agua para 10 m².

Ayuda a mejorar el ambiente mediante el aumento de humedad, esto se traduce en un menor riesgo de que los microorganismos, causantes de infecciones, respiratorias proliferen. Un ambiente seco puede acarrear problemas de salud al dificultar la respiración, resecar la piel, los ojos o provocar faringitis. El aire seco también genera electricidad estática que puede dañar ordenadores y equipos electrónicos.

El nivel óptimo de humedad recomendada en una vivienda es de un 40% a 60%. Por lo tanto si no llega a esos niveles es conviene utilizar este dispositivo.

Humidificador