Es un abono orgánico resultado de la digestión que hacen las lombrices del estiércol, principalmente procedente del ganado bovino. Estos pequeños insectos son capaces de comer vorazmente varias veces su peso al día. Producto de la digestión, consiguen crear un abono orgánico más rico en micronutrientes y considerablmente más asimilable para el suelo. Con ello, se consiguen diversos beneficios que van desde aumentar la resistencia a las enfermedades en los huertos o frutales, una mayor germinación de las semillas o mejorar la aireación y la retención de agua y nutrientes.

Se aplica mezclándolo con la tierra o el sustrato y se recomienda que esta mezcla no se realice de manera superficial, ya que la exposición directa a la luz del sol o el frío disminuye sus efectos positivos. Su aplicación se realiza en torno a 0,5-1kg/m² en árboles y subiendo hasta 2kg/m² en huertos. También es posible encontrar humus de lombriz en formato líquido.

Humus de lombriz