Es un tratamiento transparente para proteger de las manchas del salitre o de la aparición de moho en soportes porosos tales como cemento, hormigón o barro. Se puede aplicar tanto en vertical como en horizontal. No crea capa, por lo tanto no se agrieta ni se escama, y no modifica el color ni el aspecto del soporte donde lo apliques.

Su funcionamiento es muy sencillo, ya que se trata de saturar el poro. Tras limpiar previamente el soporte, debes aplicar una capa generosa con brocha o rodillo, dejándola secar alrededor de ocho horas. En los casos en donde el soporte nunca ha estado tratado, será necesario que apliques una segunda capa. El rendimiento puede variar mucho en función de la porosidad del material aunque normalmente rondará el 1-1,5 m² por litro.

Impermeabilizante