Es un líquido con base de aceite de linaza para suelos de interior y exterior porosos, como el terrazo. Al aplicar este producto, se consigue el color natural del pavimento y un aspecto húmedo. Lo protege contra todo tipo de manchas y las altas temperaturas, impide la formación de bacterias, musgo y moho y rellena los poros del suelo, de modo que facilita la limpieza y el mantenimiento diario.

Para aplicarlo, se lava la superficie con un desincrustante de exterior. Luego, se aplica el producto con una brocha y se retira el exceso con un trapo. Después, debe esperarse no más de 5 o 10 minutos y dejarse secar 24 horas.

Impermeabilizante para suelos rústicos