Es una resina sintética que se aplica sobre diferentes superficies sirviendo de base a la pintura. Su aplicación facilita la adherencia de la misma, actúa como fijador, sellador, aislante y protector de la superficie a tratar. Sobre superficies con excesivo poro, actúa como sellador, evitando así un consumo excesivo de pintura. En el caso de paredes con mucho polvo, actúa como fijador. Puede aplicarse con rodillo o brocha. 

Sobre cemento o yeso ayuda a evitar la aparición de manchas de humedad. Aplicada sobre superficies de madera contribuye a evitar la aparición de hongos.

En superficies de plástico, la fijación de la pintura suele presentar dificultades de adhesión, la capa de imprimación mejorará su adherencia, evitando que resbale al aplicarla, logrando así una durabilidad a largo plazo.

Imprimación tapaporos y mejorador de adherencia