Es un producto con diferentes principios activos que se presenta tanto en formato líquido como en polvo. Se utiliza para la protección de plantas y cultivos contra insectos, ya que actúa sobre larvas e imagos para impedir que causen daño. Puede combinarse con fungicidas y abonos foliares.

Existen varios tipos. Si es de contacto, actúa mediante el roce con la piel o la ingesta. Si es sistémico, la planta absorbe el producto, de modo que cuando la larva o el imago lo coma, se produce la acción sobre el insecto y lo elimina.

Insecticida polivalente