Consiste en acondicionar un habitáculo para aislarlo acústicamente, algo muy habitual en locales de ensayo o en viviendas en zonas muy ruidosas.

Para insonorizar una estancia se instalan placas de materiales como polietileno, fibras de poliéster, poliuretano o espuma de melamina, recubriendo paredes y techo.

Dependiendo del tipo de material, su densidad y su geometría se aislará en mayor o menor grado la sala según la frecuencia e intensidad con la que se emita el sonido, transformando la onda sonora en energía calorífica.

Insonorizar