Es un dispositivo que sirve para indicar a una bomba o un grupo de presión que se encienda o apague ante una demanda de presión, garantizando que esta sea constante. Cuando se abre la llave del agua y baja la presión en la tubería, el interruptor pone la bomba en marcha automáticamente, y viceversa. Es un sistema compatible con todo tipo de bombas, ya sean de superficie, de achique, motobombas, grupos de presión o sobreelevación.

En el caso de que la bomba no lo tenga integrado, puede conseguirse por separado. Aunque existen modelos universales, es recomendable obtener el del mismo fabricante de la bomba y tener en cuenta las características técnicas, como intensidad máxima de la corriente eléctrica, temperatura máxima del agua, diámetro de salida, tamaño del cable y máximos bares de presión que puede soportar. Para controlar esa presión, suele estar equipado con un manómetro.

Interruptor de flujo