Es una estructura de acero galvanizado y placas de policarbonato rígido. Es ligero, robusto y resistente a la oxidación. Las paredes y el techo de policarbonato permiten una buena iluminación, actúan como aislante térmico y presentan una buena resistencia a los impactos.

Se usa para proteger los semilleros y los plantones de las inclemencias del tiempo. La puerta es corredera para un mejor aprovechamiento del espacio y tiene una ventana en el techo para facilitar la ventilación. Su superficie es ampliable mediante extensiones, que pueden añadirse hasta conseguir el tamaño deseado.

Invernadero modular