Es un producto químico en formato líquido que sirve para conservar el agua de la piscina una vez finalizada la temporada de baño. Se puede aplicar sobre cualquier tipo de piscina aunque es posible encontrar una variante sin cobre, de uso específico para piscinas de liner o poliéster. 

Se debe usar con la llegada del frío una vez que las temperaturas bajen de los 15º C y realizar una segunda aplicación a mitad del periodo de invernaje. Este producto permitirá realizar una puesta a punto fácil, rápida y sostenible una vez vuelva la temporada de baño.

Invernador