Es un dispositivo que ayuda a que una instalación de energía solar sea más eficiente y que los equipos conectados a él sean más duraderos y eficientes y que su funcionamiento mejore. Produce una onda de corriente de calidad y muy precisa, mejor incluso que la que llega a los hogares. Sirve para todo tipo de aparatos eléctricos, incluidos los que tienen una electrónica sensible, como lavadoras, frigoríficos, lavavajillas o microondas.

Se utiliza para convertir la corriente de 12v, 24v o 48v de corriente continua en 220v cambiando a corriente alterna. Es muy importante respetar los vatios de consumo para los aparatos que se conecten a él. Se recomienda no utilizar un inversor superior al necesario, ya que tiene un autoconsumo propio de electricidad. El uso de un modelo muy potente en una instalación pequeña provocará que una parte significativa de la electricidad generada por las placas sea consumida por este inversor. Existen equipos combinados que incorporan un inversor de onda pura, un cargador de baterías y un regulador de carga. Se aconseja su uso para lugares donde ya haya un grupo electrógeno o se necesite disponer de una fuente de apoyo externa.

Inversor de onda pura