Pieza lisa o con relieve típico de una moldura, fabricada en madera maciza, aglomerado, MDF o PVC, con acabados como melamina, lacado o rechapado. Se elabora en tonos propios de la madera o en colores. Su grosor varía en función del uso en interior o exterior. Sirve para rematar los marcos de las puertas, los armarios u otras estancias.

Se coloca con puntas sin cabeza, adhesivo de montaje o cola. Se ponen dos jambas en paralelo al alto de la puerta y una arriba perpendicular a ellas. En la unión de las molduras, se cortan a 45º para que casen entre sí. Una vez cortadas, se clavan poco a poco en el lugar correspondiente o se les aplica adhesivo, se colocan en su lugar y se mantienen presionadas durante unos minutos. Para asegurar la unión, se sujeta con cinta de carrocero respetando el tiempo de secado recomendado por el fabricante.

Jamba