Es un recipiente de madera o PVC, de forma rectangular. Consta de dos elementos claramente diferenciados: una celosía y una jardinera. El tamaño puede variar en función del modelo, así como la forma de la celosía.

Se usa para sembrar plantas trepadoras, tipo jazmín, buganvilla o dama de noche. Estas plantas necesitan un soporte en el que ir enredando las largas ramas que producen, en cuyos extremos se generan las flores. La celosía permite darle forma a la vegetación a medida que va creciendo, sin necesidad de adosarla a una pared.

El modelo de madera necesita tener el interior forrado de malla geotextil, para que sostenga la tierra y, a la vez, deje pasar el agua de riego para evitar el encharcamiento de las raíces.

Jardinera con celosía