Es un material cementoso que se presenta en bolsas o sacos en polvo. Es necesario añadir agua con la dosificación que indique el fabricante, aunque ocasionalmente se ofrece en forma de pasta lista al uso. Existe gran variedad de colores para poder seleccionar el más adecuado al color de la cerámica colocada. El rendimiento del producto por metro cuadradro depende del grosor de la junta y del tamaño de las piezas cerámicas.

Se utiliza para rellenar la junta o separación entre piezas cerámicas tras su instalación en suelo o pared. Para aplicarlo, se extiende por toda la superficie del alicatado con una llana de goma, de modo que se asegure el relleno de todas las juntas. Después, se retiran los restos con una esponja ligeramente mojada. Para zonas húmedas, como piscinas o cuartos de baños, es necesario un mortero de juntas antihongos, que evita que la junta se ennegrezca.

Junta de colocación