Utensilio fabricado en aluminio y nailon, formado por unas varillas de aluminio que se enroscan entre sí. En un extremo cuenta con un erizo de nailon o polipropileno. Sirve para eliminar de forma manual la suciedad de los tubos de salida de humos de estufas de leña o pellets, así como para prevenir posibles combustiones espontáneas.

Para su utilización, se enroscan las varillas para conseguir la longitud necesaria y se coloca en un extremo el cabezal con púas. Se introduce este cepillo en el tubo de la chimenea y se mueve arriba y abajo en repetidas ocasiones para rascar las paredes del conducto y arrastrar los restos de hollines.

Kit de limpieza para deshollinador