Es un tubo transparente por donde circula el agua, recubierto por una carcasa de tela flexible de 10mm de grosor.  El terminal se conecta a una pistola de riego con varios tipos de chorros de agua, según la tarea que se vaya a realizar. Los materiales con los que está fabricado evitan torsiones o dobleces y aportan ligereza a la hora de recogerlo y guardarlo tras cada uso. 

Se utiliza en terrazas y jardines, tanto para regar las plantas como para la limpieza de suelos, zonas de paso o el lavado del coche.  Cuando se llena de agua, aumenta su longitud hasta 3 veces su tamaño inicial. Lleva incluidas las conexiones necesarias para instalar en el grifo.

Kit de manguera extensible