Es un elemento de construcción elaborado con un tipo de goma flexible cuya composición incluye etileno, propileno y dieno. El material se asemeja al de los neumáticos, pero con menor grosor. Su duración es superior a la de la lámina asfáltica común y soporta los rayos UV y temperaturas extremas sin desgastarse.

Se utiliza para impermeabilizar terrazas, estanques, piscinas y embalses. Su instalación no requiere soplete, sino adhesivo. Además, no provoca problemas estructurales por movimientos, roturas o encuentros con paredes.

Lámina asfáltica EPDM