Producto muy usado en la construcción, como impermeabilizante y como base a la hora de hacer soleras de hormigón, aceras, cimientos, etc. Se vende en rollos de gran tamaño y se corta fácilmente con tijera o cuchilla. La lámina es de un grosor normalizado de 3 mm y se coloca sobre la grava de drenaje y como base para recibir la mezcla del hormigón. Sobre ella también se pone, elevado unos 5 cm, el mallazo con el que se arma el hormigón de soleras, aceras o cimientos.

Impide que la humedad se eleve por capilaridad y también las filtraciones de agua de lluvia hacia el terreno. Tiene gran resistencia, aunque hay que tener precaución durante el uso, para no rasgarla, lo que podría inutilizar sus propiedades. Se encuentra habitualmente en rollos de color negro o blanco.

Lámina de polietileno