Proceso por el cual el espesor de un material es modificado, de modo que se alteran su volumen y sus características mediante fuerzas de compresión, que dan lugar a otras formas más complejas. Está presente en la fabricación de la mayoría de metales, como acero, aluminio o cobre, y permite obtener la apariencia deseada, por ejemplo chapas o tornillos.

Las fuerzas de compresión regulan la dirección del material de forma continua y en un único sentido. El desgaste o rozamiento producido cuando los rodillos que ejercen la compresión giran en sentido opuesto, reduce el espesor original del material. Con objeto de facilitar la deformación y el moldeado, se trabaja a altas temperaturas, por lo que se conoce como laminado en caliente.

Laminar