Es una fuente de iluminación compuesta por un mástil que se apoya en el suelo, fabricado en materiales como madera, latón, cobre o silicona, y uno o más puntos de luz fijos o dirigibles. Dispone de un cable de conexión anclado al mástil, donde está colocado el portabombillas. Cuenta con un interruptor de activación o desactivación. Según el modelo, posee un potenciómetro para regular la intensidad y funciona con LED integrado o con bombillas intercambiables.

Aporta una iluminación directa e indirecta y se utiliza para leer o para trabajos que necesitan precisión. Además, permite decorar creando ambientes con luz. Existen diferentes diseños, como con forma de foco de cine o de flor, con pantallas de tela o variando colores.

Lámpara de pie