Son unas barritas de cera blanda que se utilizan para reparar pequeños desperfectos o arañazos en madera encerada o barnizada. Una vez utilizada, su volumen no mengua, cede, o se agrieta. 

En el momento de la reparación, hay que coger una porción de cera con el dedo o una pequeña espátula para después insertarla friccionando en la superficie a reparar. El exceso sobrante se retira y es posible mezclar diferentes lápices para obtener otro color.

Lápices para retoques