Este producto es también conocido como lavabo mural. La particularidad que tiene es que no precisa de ningún mueble ni de ninguna balda inferior para soportarlo, ya que es él mismo el que va sujeto a la pared. De este modo, hace resaltar el lavabo. Gracias al grifo y al desagüe, es posible obtener agua corriente para mantener la higiene de las manos o la cara.

Suele haber distintos tipos de lavabo suspendido según su tamaño o su forma, que puede ser cuadrada, rectangular o semicircular. En cuanto al material, puede estar fabricado en porcelana, en cristal o en piedra.

Lavabo suspendido