Es la acción de rellenar las juntas entre baldosas cerámicas o de piedra con pasta de rejunte, también llamada lechada. El objetivo es sellar el hueco para evitar la entrada de agua y suciedad, todo ello dejando la superficie lista para su uso.

La lechada se aplica con una llana especial de goma, retirando el material sobrante. Una vez el producto deja de manchar al tocarlo con la yema del dedo, se procede a su limpieza con una esponja humedecida en agua.

Lechar