Es un útil consistente en una barra de metal de 30 centímetros de largo y 3 de diámetro. Tiene forma de gancho en uno de sus extremos y en el opuesto cuenta con una empuñadura de goma que facilita su agarre.

Se utiliza en la construcción, en la instalación de ferralla o acero de refuerzo. El gancho ayuda a manipular los alambres de galvanizado encargados de amarrar las varillas de hierro en las obras. De este modo, se evita que la persona que lo utilice se corte y le ayuda a acceder a puntos de difícil acceso.

Ligador de ataduras