Es un complemento, de plástico o metal, dotado en algunos casos de un soporte para la lija y en otros casos con dientes de metal. Todas vienen provistas de un asidero para mayor comodidad.

Se utiliza para rebajar los materiales o superficies y dejarlos listos para su terminación, ya sea barnizado o pintado.

Se usa colocando la lija en la parte que viene preparada para ello, se puede fijar con velcro para su posterior sustitución, o bien viene provisto de unos ganchos para su sujeción.

Lijadora manual