Es un sistema de protección contra subidas de tensión, bien sean puntuales, llamadas transitorias o permanentes. Este evitará que se dañen los aparatos eléctricos.

El funcionamiento es mediante desviación de la corriente a tierra, esto se produce gracias a la instalación de varistores en el circuito eléctrico. Los varistores son unos componentes electrónicos que tienen una tensión nominal superior a la de la red que protegen, esto significa que mientras la corriente sea la óptima no podrá circular por ellos, pero cuando suba, podrá circular por estos y la desviarán a tierra.

Para la protección de sobretensiones puntuales, es de por sí suficiente. Para la protección de sobretensiones continuas necesita ir acompañado de un mecanismo de corte que, al recibir la sobretensión, hace que el varistor mande corriente a un interruptor que saltará automáticamente dejando al circuito sin tensión.

Limitador de sobretensiones