Se trata de un producto de droguería compuesto por elementos químicos que ayudan a disolver las sustancias poco solubles en agua. Su función principal es la limpieza de alfombras, moquetas y tapicerías. Consigue reavivar los colores y combatir la proliferación de ácaros aportando un agradable aroma. Se puede encontrar en varios formatos, en espray, en espuma, en champú o en polvo. Su utilización es válida enfibras naturales o sintéticas.

Para su aplicación debes limpiar con una aspiradora la zona a tratar para dejarla limpia de polvo. Después agita el envase e impregnar el área a limpiar, deja actuar 15 minutos aproximadamente. No es necesario frotar. Por último, retira el producto. Puedes ayudarte de una esponja humedecida con agua. Es recomendable realizar previamente una prueba en una zona poco visible.

Limpiador de alfombras