Es una espuma presentada en spray que quita la grasa, el hollín y la suciedad requemada. No salpica, ni suelta vapores, ni daña las juntas de aislamiento. Es de acción rápida y se emplea en estufas, chimeneas y fogones.

Se aplica el producto en la zona que desea limpiarse, se deja actuar unos minutos y se retira con un paño húmedo. Es importante que la estufa o el fogón este frío. Puede reutilizarse si fuese necesario.

Limpiador de chimenea