Es una sustancia en gel (no gotea) envasada en un pequeño tubo metálico con tapón de rosca. Se usa en multitud de superficies como: piel, plástico, madera, metal, vidrio, goma, porcelana, mármol, cartones o tejidos. Sirve para eliminar pegamento o cola de objetos pegados, superficies manchadas, dedos adheridos, restos de etiquetas y para quitar manchas de tinta y rotulador.

Al utilizarlo por primera vez, hay que enroscar por completo la capucha hasta perforar el envase, para después quitar el tapón y poner una pequeña cantidad de gel sobre la superficie a tratar. Es recomendable colocar una servilleta de papel o tela absorbente. Hay que dejar actuar un par de horas y lavar, aclarar y repetir el proceso si queda algún resto.

Limpiador de pegamento